lunes, 21 de enero de 2019

     DIEGO

Diego, es un chico de cara estrecha y fina piel. Su pelo revuelto, desenfadado y rubio como el oro cubre parte de su tez. Es de grandes ojos, azules cual el cielo; su mirada soñadora y amistosa, te atrapa y con esa sonrisa amable transmite confianza. Las cejas finas realzan su mirada juvenil. La nariz es pequeña  y respingona. Sus importantes orejas, se ocultan entre los mechones del pelo. Tiene cuello corto y también delgado. Es de hombros estrechos, poco corpulento y atlético. 

Viste una camiseta blanca, reluciente e impoluta, recién planchada y sin una sola mancha, lo cual nos dice que es limpio y aseado. Arreglado, informal y juvenil, luce una americana azulona, convinada con gastados pantalones vaqueros. Para los pies, ha elegido zapatos negros de cordones y suela de goma beige. Es un conjunto que le favorece mucho, con el que se siente cómodo y seguro de sí mismo. 

Es simpático y generoso, también es bondadoso, valiente y amable, se le da bien hacer amigos. Es feliz generalmente, claro que como todos, tiene sus momentos de tristeza, sobre todo los fríos días de invierno. En ocasiones se enfada muchísimo, solo que estos casos son inusuales, esporádicos y breves. No soporta las injusticias. 

Sus aficiones son el deporte, da igual de que tipo y la lectura de libros de misterio. También le gusta irse de aventura, los primeros días menos calurosos de la primavera; pero lo que más le apasiona es ayudar a la gente desfavorecida. Como cuando cruza la calle a los invidentes o lleva la compra de una anciana a casa. 
En ocasiones, trabaja con su madre en la tienda de fruta que tiene su familia desde hace 5 generaciones o ayuda a su hermano pequeño a hacer los deberes. Él participa en una obra social para salvar al lince ibérico, apadrina a un niño de Ruanda y dona al orfanato 20€ al mes. No hace falta que seamos como él exactamente, pero es un gran ejemplo a seguir para todos. 


jueves, 1 de noviembre de 2018

EL PROBLEMA DE SUSTO

Susto era un monstruito que soñaba con dar mucho miedo, todas las noches su madre le decía que cuando fuese mayor sería el monstruo más espeluznante de todos. Desde pequeño era siempre muy revoltoso pero en cuanto uno de sus ídolos salía por la tele se calmaba y se quedaba alucinado viéndolos en acción: se escondían bajo la cama, se metían en los armarios... 
Cuando fue mayor, él se dedicó a asustar a la gente como ellos. No se le podía dar mejor hasta que llegó el día en que se armó de valor y fue a ver al mejor grupo de monstruos del mundo, sus ídolos, La Liga del Susto y la Brujería. 
Era capitaneado por Drácula, otros miembros de alto nivel eran: el hombre lobo, la momia el hombre invisible y por último pero no por ello menos importante Frankenstein. Los demás miembros eran el esqueleto, la bruja, el mago malvado (en algunos cuentos los magos son buenos, son, por decirlo de alguna manera, lo contrario a las brujas porque luchan contra, ellas pero en este cuento son malotes), el dragón, la gárgola y dos fantasmas burlones.
Susto preguntó si era posible que se uniese al grupo Drácula para ver la madera de la que estaba hecho así que le preguntó:
- A ver ¿Cómo te llamas?- dijo Drácula.
- Susto - contestó él.
- Vale, Siguiente pregunta ¿A cuantos niños has asustado?. 
- 16,478 niños - contestó Susto.
- ¿Cuántos berrinches? - preguntó Drácula.
- 16,239 - dijo Susto.
- ¿Se te ha resistido algún niño? - finalizó Drácula.
- Si, 1 - dijo Susto - dormía con muchos juguetes y cuando se despertó, empezó a tirarmelos, tuve que retirarme.
Drácula fue a hablar con los demás y cuando volvió le dijo:
- Lo siento no podemos admitirte tus sustos son muchos, solo se te ha resistido un niño y tu nombre da miedo. Pero todos nosotros hicimos algo que tú no, todos nosotros hemos inventado un susto nuevo.
Susto se fue triste pero ya se le había ocurrido el susto perfecto.
Esa misma noche Susto se infiltró en la habitación de Drácula, era una habitación simple pero muy grande en el centro había un ataúd negro en cuyo interior Drácula dormía. Mientras Susto ponía en marcha su plan se oían los ronquidos de Drácula: Jjjjjjjrjjrjjrrrjrrrrrrrrrr Zzzzzzzzzzzzzzzz Jjjjjjjrjjrjjrrrjrrrrrrrrrr Zzzzzzzzzzzzzzzz. 
Entonces Susto arañó con sus pinzas la puerta del ataúd y los ronquidos cesaron. 
De repente la puerta se abrió y salió Drácula en pijama con su gorrito de dormir.
- ¿Quién está ahí? - preguntó él
Justo entonces se oyó un rugido cercano: Ggggrggrrgrrrrrrrrrrrrrrr...
Drácula se giró hacia donde provenía el ruido y descubrió una pequeña ratita y mientras se tranquilizaba, por detrás Susto dijo:- Bu, te asusto.
No os voy a mentir fue un grito tan agudo que todos los perros de la ciudad auyaron. 
Al día siguiente Drácula se enteró de que Susto le había asustado porque nada más asustar a Drácula, Susto se había largado.
 Desde ese día, Susto fue de los mejores monstruos del mundo claro por debajo de Drácula y Frankenstein pero ya les alcanzaría y lo contaremos en otra aventura.



Fin


lunes, 8 de octubre de 2018

La historia de Momo

Hace mucho tiempo habia un chico que se llamaba Pablo. A su padre cuando era pequeño le llamaban Momo por una cosa o por otra :que sus apellidos que su gato y su perro... cualquier cosa. Cuando los compañeros de Pablo se enteraron se reían de él todo el día y le llamaban Momo que como todos veréis no es un nombre muy bonito. Además se lo decían por fastidiar y para colmo era nuevo , no tenía amigos.
Pablo volvía llorando a casa y le dió por llegar tarde, quería estar solo.
Subió a la colina detrás de la escuela y se sentó a llorar en una piedra, de repente oyó un grito de un señor que estaba por ahí cerca ,Pablo corrió a ayudarle, él le contó que se le había caído el bastón y al agacharse le había dado el lúmbago.
 Cuando el señor se recuperó se quitó una máscara y resultó ser Dios y le dió una ventaja por la dificultad por la que estaba pasando. Le dió unas orejas grandes para estar más atento en clase y sacar mejor nota, unos brazos fuertes para defenderse de los abusones, mucha fuerza en la cabeza (para que me servirá pensó) poder volar y unas piernas largas para ganar todas las carreras.
 El resultado le gustó porque pensó si no quería usar nada de estas ventajas siempre podía vencer al oponente de un susto con su aspecto.😎😎😎😎😎



lunes, 24 de septiembre de 2018

MI PUNTILLISMO